Expedición “Juquila 2007”, Mexico JuquilaLa expedición Juquila 2007 se desarrollo del 16/11/2007 al 28/11/2007.
El objetivo de este ciclo era verificar el potencial explorativo del Cerro Verde y de la Meseta de Mahuizapan y efectuar el primer descenso integral del Cañón, desde Tepelmeme al bananero. Una de las más importantes autorizaciones obtenidas el año pasado fue la que tuvimos para ir de Tehuacan al Rodeo, un rancho que se encuentra a lo largo de la carretera, unos kilómetros antes de llegar a Tepelmeme. Aquí contamos con los permisos oficiales para los tres equipos (Cerro Verde, Mahuizapan y Cañón) y se contrataron algunos guías para llegar al menos al Rancho Ica de Ruaria.
Ante la falta de indicaciones más precisas el equipo del Cañón fue dejado pocos kilómetros al sur de Tepelmeme, en las cercanías del Cerro Chiquihuite, con indicaciones en verdad bastante difuminadas para llegar al agua del Río Matanzas y desde aquí bajar hasta el inicio del Cañón Juquila.
El Río Matanzas ha demostrado ser a su vez un cañón muy severo, con grandes lagos, saltos y un par de pasos estrechos verdaderamente notables (anchura no más de dos metros con un centenar de muros altos con una longitud de trescientos a cuatrocientos metros). Para lograr este primer tramo de Cañón fueron necesarios tres días y medio. Las cuevas vistas y fotografiadas en las paredes son muchísimas, pero por falta de tiempo no se llegaron a ellas. En las angosturas más importantes el equipo tuvo un desagradable encuentro con dos serpientes, una de las cuales era una coral, que estaban en el lugar exacto donde se tenía que pasarJuquila. Después del “Estrecho de las serpientes” se llega a la confluencia con el Río Grande de San Miguel y de aquí al inicio de Juquila. Un lugar increíble, lleno de roca muy lisa, donde tres cañones estrechísimos se encuentran dejando entrever en el cielo una “Y” perfecta. Desde aquí habíamos recorrido en un día a nado más de un kilómetro de lagos, de los cuales uno media al menos trescientos metros de largo.
El equipo del Cañón ha empleado un día (el sexto) para alcanzar la zona del Puente Colosal, explorando muchas otras cuevas.
En la parte del Canon ya conocida fueron exploradas muchas cuevas incluyendo la gran cueva vista anteriormente en el descenso. A pesar de lo anterior, desgraciadamente el camino se cierra en un derrumbe después de 50 metros y presenta una notable parte de fósiles concrecionados con un muro de cristales de calcita de unos cinco o seis metros de altura, señal de un carsismo muy antiguo en climas muy diversos al actual.
Mientras el equipo del Cañón descendía, los otros dos equipos han verificado muchísimos signos de existencia de pozos. Los hallazgos más interesantes parecían concentrarse en la zona de Mahuizapan.
Las cuevas exploradas y topografiadas han sido muchas y hasta el último día tuvimos grandes posibilidades de haber encontrado aquella indicada. Desgraciadamente la cavidad más importante, una cueva con grandes pozos llena de murciélagos se cierra a unos 70 – 80 metros de profundidad. Otra muy interesante ha sido explorada hasta un meandro activo a 35metros que continua, pero los pasos estrechos precedentes nos impidieron regresarJuquila.
En general muchísimos pozos cierran entre los diez y veinte metros de profundidad con obstrucciones de fango o detritos, o en otros se han encontrado serios problemas por falta de oxigeno. Esto muestra el hecho que, en particular en las zonas más altas, el fenómeno cársico o es muy antiguo o es muy joven como para permitir entrar en profundidad. A cotas más bajas, en la vertical de las resurgencias se concentran la mayor parte de las cavidades que tiran aire.
El regreso ha sido largo y doloroso como siempre. Amenazados por temporales, algunos de nosotros han tenido que renunciar al borreguito que Don Benito nos había preparado. Pero al final nos encontramos al Rodeo, todos súper contentos de la experiencia vivida.
Hay mucho por descubrir, todavía hay tantísimos ingresos por explorar en el Cañón y aquí que está el manto freático seguramente no será imposible entrar en el sistema desde abajo. El territorio se muestra mucho más imponente y complejo de aquello que se pensaba, el Cañón es largo al menos 25 km y no 15. y queda todavía por descender el Río Grande de San Miguel, que parece prometer notables aventuras. Desde el punto de vista de fauna el lugar es muy rico, aparte de las serpientes tuvimos un encuentro cercano con un puma, asi como con otras bestias (escorpiones, escolopendras, etc.). Torna al progetto

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy