A menudo, las expediciónes cambian durante su curso y son los eventos en que estamos involucrados que transportarnos a nuevas áreas y objetivos diferentes, pero esto es parte de la aventura y la exploración!
En este caso hemos tenido que cambiar por completo nuestra meta y en cierta medida incluso los objetivos antes de empezar. Habíamos planeado una expedición científica en la Argentina, en el famoso glaciar Perito Moreno y una más ligera, principalmente exploratoria, en el desconocido glaciar Ameghino!

Dos semanas antes de la salida que se les negó el permiso para la muestra biológica previsto en el Perito Moreno y todo se ha vuelto imposible! Los científicos han congelado sus boletos, pero el resto de los participantes, principalmente espeleólogos, prefirió salir!
Hacia qué destino? Y, sobre todo, porque habríamos tenido dos grupos diferentes de personas (en la primera y en la segunda quincena de abril), cómo administrar logísticamente esta alternancia?
Argentina descarta a priori, volveremos el año que viene con permisos! También hacemos esto con un poco de molestia con honestidad!


Queda por lo tanto el vecino Chile!
La elección de los glaciares disminuye rápidamente a dos gigantes de hielo, no extranjeros a nuestra Asociación: el Tyndall explorado en 2000 y el Grey explorado en 2004, ambos ubicados dentro del Parque Nacional Torres del Paine.
En ambos glaciares se encontran zonas muy interesantes de molinos glaciares alimentados por ríos poderosos, sobre todo en el Tyndall. Nuestro regreso, después de tantos años de distancia, era una buena oportunidad de añadir datos importantes para comparar con los del pasado, una pieza más para agregar al estudio de la hidrología y de la dinámica de los glaciares que la Asociación ha estado trabajando durante más de 25 años en la Patagonia y más.

El tiempo disponible para los dos grupos diferentes era muy limitado y estábamos preparados para esto para hacer una exploración cuidadosa, centrándose en particular en el logro de un mapeo de los principales ríos de origen glacial y sus sumideros y, con un poco de suerte, explorar alguien con la realización del estudio topografico.

En el Grey la logística resultó ser bastante fácil y, afortunadamente, esto nos ha permitido tener no menos de 4 días completos de actividades en el hielo. Los tres primeros días fueron dedicados a la identificación de los principales molinos y su exploración y cartografía mientras completamos la cartografía de la area crio-karstica sólo el cuarto día aprovechando de un inesperado e inusual viento cálido lo que causó una fuerte ablación y el aumento resultante en el caudal de los ríos y luego se hizo peligroso ir hacia abajo en los molinos.
Una rápida comparación entre las posiciones GPS de toda la zona de los molinos registrados en 2004 y los de 2016 nos ha demostrado que esto no ha cambiado mucho aunque parece haber reducido la extensión y sobre todo tener una altura media inferior en alrededor de 70 metros.
He participado en la expedición en el Grey en 2004 y no necesitaba ningún tipo de confirmación, de GPS o otras tecnologías para darme cuenta de que había cambiado un montón: para llegar en el glaciar no recuerdo tener que bajar un barranco empinado (como lo hicimos este año) sino más bien recuerdo un salto con facilidad sobre el hielo y, probablemente, en una zona no muy lejos de la ubicación del campo en 2016.

Completamente diferente resultó ser la expedición en el glaciar Tyndall!
Esta vez las autorizaciones eran obligatorios, de alguna manera hemos obtenido e incluso en un tiempo muy corto!
Llegar al glaciar no fue tan fácil e inmediato. Sabíamos que el uso de caballos de transporte era la solución para ser rápido y sobre todo para no matarnos de fatiga. Hablando con las autoridades del parque por desgracia había un malentendido y la prohibición del uso de caballos que pensamos que se refiere a todo el parque estaba en vez vinculado a un área restringida que habíamos descartado como posible vía de aproximación al Tyndall.
En última instancia nos acercamos al glaciar con nuestras piernas y fue un trabajo muy duro, que involucró varios campos intermedios y una recuperación continua de 3 bolsas de alimentos y materiales que fueron dejado atrás. Varios de nosotros al final se hicieron 4 veces el acercamiento al el glaciar por no mencionar el resto.
El 18 de abril, alrededor del mediodía nos vamos para el Tyndall pero sólo el día 21 montamos el campo en el borde del glaciar. 5 vamos a echar un vistazo a la zona de los molinos, pero no alcanzamos porque no podemos adivinar la forma más fácil de ir hacia abajo que todavía es superior a 9 km en línea recta!


Ese día nos damos cuenta que hacer la exploración de la mañana a la noche no es factible. No había, afortunadamente, muchas áreas en grietas pero la distancia no estaba de subestimar por no hablar de la variabilidad de tiempo que haría un regreso al Campo una odisea!
Por lo que decidimos avanzar al glaciar 6 de los 9 participantes con dos tiendas para un máximo de dos noches! Llegamos a una zona ideal 2 km antes de los molinos. Al día siguiente, algunos serán capaces de hacer "una inmersión" en el Tyndall, otros posicionarán las cavidades y los principales ríos, otros se encargarán de documentación fotográfica / video útil no sólo para documentar, sino también para la foto 3D y la fotogrametría.
Mientras tanto, habíamos solicitado a través de la radio dos caballos para el regreso gracias a un guardabosques que nos había acompañado a lo largo del período y que estaba en contacto directo con la Administración. Por desgracia, esta vez no haya malos entendidos, los caballos ya no están disponibles debido a la fin de la temporada turística y las dos agencias que les proporcionan ya les han llevado a otra área. El campamento avanzado se reduce así a la noche del 22 y el 23 volvemos al campamento base y del 24 hasta el 25 llegamos a la guarderia donde espera el vehículo para regresar a Puerto Natales. Ahora tenemos una idea de la zona kárstica de el Tyndall, las posiciones actuales de las entradas activas y fósiles y las cuotas del glaciar pero guardo el suspenso ya que los datos aún no se ha procesado. Seguramente después de esta exploración sentimos que este es uno de los glaciares más interesantes de la Patagonia y dadas las buenas relaciones que hemos vuelto a conectar con el Parque no pasará mucho tiempo antes de que hagamos una segunda vuelta mejor organizada. O por lo menos eso espero!

Alessio Romeo

 

Gracias a todos los participantes del primer grupo que se han embarcado en esta aventura sin un objetivo claro y sobre todo sin la seguridad de que una vez en Chile se había conseguido la luz verde del Parque. Muchas gracias también a todos los miembros del segundo grupo que han soportado estoicamente una larga e implacable marcha entre la tierra y el hielo con el viento y la lluvia, algunos con fiebre algunos a merced del dolor y del sufrimiento de accidentes por la cargas pesadas que transportamos.
Un agradecimiento especial para la colaboración de CONAF y, en particular, al Parque Nacional Torres del Paine y en particular a el guardaparque Rafael Avila por su ayuda y amistad.

 

Partecipanti Grey: Alessio Romeo, Salvatore Cabras, Carla Corongiu, Vittorio Crobu, Andrea Meloni, Francesca Onnis, Michele Pazzini, Pier Paolo Porcu, Tommaso Santagata, Niccolò Segreto.
Partecipanti Tyndall: Alessio Romeo, Gaetano Boldrini, Carla Corongiu, Vittorio Crobu, Riccardo De Luca, Martino Frova, Giuseppe Giovine, Giampaolo Mariannelli, Michele Pazzini, Carlos Javier Villa Burgos. Patrocinadores: ITALCRANE srl, Konus, SRC, Aspros, Tiberino, Amphibious, Gruppo Servizi Topografici, Dolomite, Ferrino, De Walt, Scurion, New Foods, Raumer.

.

contentmap_plugin

Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Cookie policy